"LA FUERZA DE LO MASCULINO EN MI VIDA"

Papá y Mamá son nuestra fuerza de vida

Integrar la dualidad Papá / Mamá, nos permite vivir con plenitud.

La primera gran dualidad, de la que surgen todas las demás, es que somos hijos de un padre y de una madre. Integrar esta dualidad es ver a ambos padres en una única imagen, haya pasado lo que haya pasado entre ellos después de nuestra concepción. 

Esta integración nos permite vivir la plenitud: cada uno de nosotros es la fusión de sus padres, la fusión de lo masculino con lo femenino.


Cuando tenemos una mala relación con Papá o con Mamá, suele deberse a que alguno de los padres excluyó al otro, negándole el permiso de convivir con nosotros como hijos o cuando Mamá habló mal de Papá o viceversa.


Implicaciones ¿Por qué no tengo una buena relación con mis padres? 

Escuchar Quejas.

Un hijo que escucho quejas de su padre por parte de su Mamá, genera un desorden en su sistema familiar, ya que por amor toma partido y quiere defender a su madre, colocándose en medio de ambos padres y por lo tanto deja de ser hijo, asumiendo un lugar que no le corresponde desde el cual no puede tomar la fuerza de Papá.


Presenciar Violencia

Otro ejemplo clásico que se observa mucho es cuando un hijo ve en su padre a un hombre que golpeaba a su madre, un padre abusivo y por eso lo odia, lo juzga y en muchos de los casos lo desconoce como padre.


Tener expectativas irreales

La otra razón es los hijos tienen expectativas con respecto a cómo deberían ser sus padres, que van mucho más allá de lo que se puede esperar de un ser humano, o de lo que es capaz de dar ese ser humano desde su historia personal.


Somos capaces de vivir porque nuestros padres tienen errores.

Los conflictos son necesarios ya que si los padres fueran perfectos, nosotros no seríamos capaces de vivir, no tendríamos la fuerza para vivir. 
Eso es lo que nos introduce en la verdadera vida.

La solución reside entonces en sacar la historia que nos elaboramos con relación a nuestros padres

ya que en muchos casos, no es ni siquiera algo que vivimos o que realmente pasó, sino que nos lo contaron.
 
Cuando doy un lugar en mi alma a todos aquellos que pertenecen a mi sistema familiar, no solamente me siento pleno, sino que también me siento libre y en paz.

Cuando una persona toma la vida como es, cuando entiende y comprende que la vida es como es y honra la vida que vino a través de sus padres y que ellos son como son y agradece lo que le toca, entonces está dando gracias desde lo profundo, que es estar vivo y se permite estar al servicio de la vida, logrando con ello ser creativo e ir hacía la vida con la fuerza necesaria.

Sólo la madre tiene la capacidad de honrar, respetar y amar al padre y al darse cuenta de que sus hijos lo necesitan.

De él toman la fuerza para afrontar la vida y sentirse felices y completos; y entonces es capaz de amar al padre con la presencia de sus hijos y puede ver en ellos la energía de Papá y así también el padre mira a los hijos y a través de ellos ama también a la mamá. Ese tipo de niños son felices.

Entonces lo que una madre requiere hacer en favor de sus hijos, es demostrarles que ella puede ver a ese padre con amor y ver en él un hombre con un linaje masculino fuerte, en donde no solo está él sino todos sus antecesores, esto permite que los hijos se reconozcan en su padre y en sus ancestros y tengan la fuerza que necesitan para ir al mundo y a la vida.





Dinámica 1 ¿Qué historia te contaron de Papá?

Genograma ¿Tienes permiso de mirar a papá, de parecerte a él?

Instrucciones:

Localiza en el genograma el círculo que corresponde a tu mamá y escribe dentro del él, su nombre y su ocupación. Ahora cierra tus ojos y visualiza a mamá, date el permiso para viajar en el tiempo y reconoce tu propia imagen de pequeño, de niño, y mira a mamá y mira si está presente papá, si está presente, qué hace, si está ausente, dónde está, qué te dice mamá acerca de él, cómo lo mira tu mamá?, qué te ha contado de él? y qué imágenes tienes de papá, respira profundo y deja que llegue la información de manera clara y cuando estés listo, abre tus ojos y completa la pregunta que se localiza al lado del círculo de la Madre.
¿Qué me dijo Mamá acerca de mi padre?

Con la información que tienes, contesta de manera espontánea
¿Tienes permiso de mirar a papá, de parecerte a él?

Esto que acabas de apuntar solo es una historia que te contaron, y solo es la visión de alguno de tus padres, en realidad tu madre nunca quiso hacerte un daño, hizo lo mejor que pudo con los conocimientos y consciencia que tenía en ese momento, asi que desde esta perspectiva hoy es momento de honrarla y tomarla tal y como es y entonces poder pedirle permiso para tomar a papá, esto es posible a través de las meditaciones en las que podemos entrar en un estado de hipnosis, que nos permite hacer ese viaje en el tiempo y conectarnos a nivel energético con el alma de nuestra madre, con su ser superior, de esta manera no tenemos que hacer un trabajo en persona, con ella pues puede ser que ya no este con vida o que no exista una relación cordial, o incluso que no tenga la disposición por que aun se encuentre herida de la relación con Papá, hacer esta tipo de meditación inicia nuestro camino de sanación, aprovéchala.

Dinámica 2. Honrar a la Madre y pedir su permiso para tomar al Padre.

Meditación para tomar a Mamá y pedir permiso

¿Para qué necesito a Papá en mi vida?

Todos los seres humanos necesitamos de un padre y madre, para nacer y tener vida, es así que biológicamente somos 50% Mamá y 50% Papá.

Aquél que desprecia y excluye a sus padres se siente vacío

 se le escapa la plenitud de la vida, pero este desprecio siempre es aprendido y normalmente sucede cuando alguno de los padres excluye al otro, negándole el permiso de que conviva con el hijo o cuando Mamá habla mal de Papá o viceversa.


Esto provoca que el hijo grabe en el inconsciente que tiene un 50% de su ser, que no sirve o que no es tan bueno y ese hijo lo va a vivir como bloqueos en diversas áreas de su vida. 

Cuando juzgamos a Papá o a Mamá, en realidad nos juzgamos a nosotros mismos.


La relación madre e hijo se dá desde la gestación y hasta los primeros 12 años de vida del hijo, él está contenido por su madre y lo que implica la energía femenina que ayuda a mantener la vida, es decir, se siente a salvo.

Los hombres se hacen hombres con los hombres

Cuando el hijo crece y empieza a salir a interactuar con otros sistemas familiares y retos de supervivencia, es cuando requiere que la relación de Padre e hijo se dé, para que pueda tomar de la energía masculina que es primordial para salir al mundo, a la vida que a veces se percibe difícil, competitiva y hasta peligrosa.

¿Qué nos aporta Papá a nuestra vida?

A través de la relación con nuestro padre logramos y desarrollamos:

La fuerza para tomar decisiones
Trazar objetivos y metas y alcanzarlas
La capacidad de sentirnos cómodos con nosotros mismos
Claridad mental
La capacidad de conocer y poner límites
La voluntad y constancia
Claridad matemática
La capacidad para emprender negocios
El éxito


Hoy es un buen día para decir: Papá Gracias por la vida.

¿Cómo tomar a nuestro padre?

Tomarlo como es, sin juzgar, teniendo la consciencia que lo que tomamos de el es la vida.

El camino de la sanación y liberación comienza en asumir que tomar al padre implica, igualmente que como con la madre, tomarlos como son, sin juzgar, teniendo la consciencia que lo que tomamos de ellos es la vida, no lo que ellos son o el tipo de relación que tuvieron y así podemos seguir hacía adelante, de lo contrario lo que puede suceder es que vivimos con una carga de ira, rencor y resentimiento que se manifiesta o repite en nuestra vida personal como bloqueos.

El perdón o la aceptación, no son el camino

Para lograr esto muchas personas piensan que el camino es perdonando a nuestros padres, sin embargo un hijo que está perdonando, está acusando al mismo tiempo a los padres, se está poniendo por encima de ellos. Pareciera entonces que el otro camino es simplemente aceptarlos, pero  al aceptar no se transforma nada.

El verdadero camino implica algo más, implica decir “sí”, asintiendo simplemente a la vida

no se trata de una simple aceptación que es pasiva, cuando digo “sí” a lo que son, soy activo y convierto este acto en una fuerza transformadora y sanadora.

Elegir en el aquí y el ahora y de esta manera experimentar vivir diferente mis relaciones conmigo mismo, con los otros y hasta con mi propia historia, hace que me abra a la vida y desde el adulto que ya soy, honrar y aceptar lo que fue y lo que es, de esta manera puedo evolucionar,  de lo contrario sigo estando en el niño que vive de juzgar, exigir  y reprochar a sus padres y con ellos a la vida misma.


Dinámica 3. Tomar la fuerza de papá como fuerza de vida.

Localiza en el genograma el cuadrado que corresponde a tu papá y escribe dentro de él, su nombre y su ocupación. 
Cierra los ojos y conéctate con su presencia a través de la siguiente meditación

Meditación al padre

¿Por qué tengo al padre que tengo?

Todo en el universo se encuentra en perfecto equilibrio

 y responde a una inteligencia superior, no hay casualidades y nosotros como parte de la creación no somos la excepción, esto quiere decir que el hecho de que pertenezcamos a determinado sistema familiar, no es una casualidad, y uno de los caminos que nos ayuda a entender no sólo el ¿Por qué? sino más bien el ¿para qué? es el camino espiritual, que toma en cuenta que somos seres que venimos de la divinidad y estamos en evolución.  

Nosotros elegimos a nuestros padres

De acuerdo a esta visión vamos teniendo experiencias humanas a través de encarnar en un cuerpo físico y en cada encarnación vamos logrando nuevas virtudes, para poderlo lograr, nos ponemos de acuerdo con otras almas en el plano espiritual antes de encarnar, así elegimos a Papá a Mamá, a los hermanos a la pareja y les pedimos que actúen de determinada manera, normalmente con rasgos de personalidad que nos ayuden a desarrollar a través del amor alguna virtud que no hemos logrado en vidas pasadas, es así como hacemos acuerdos para elegir nacer en una familia con padres violentos, ausentes, con algún vicio, etc. Y justamente nuestra misión está en recordar que antes de encarnar planeamos vivir estas experiencias con la intención de sanarlas en nosotros.

Recordar es pasar de ser víctimas a ser 100% responsables de nuestra vida.

cuando recordamos esto, nos salimos en automático de la postura de víctimas para entrar en la responsabilidad y desde ahí, tenemos la energía suficiente para ir sanando poco a poco y cumplir nuestra misión de vida. Esta misión consiste en lograr el opuesto positivo de todo lo negativo que se haya quedado grabado en nuestra mente, como resultado de la relación con mis padres y mi sistema familiar, por ejemplo si tuve unos padres violentos que provocaron una baja autoestima y que sea un ser tímido e introvertido, una vez que inicie mi camino de consciencia mi misión será convertirme en una persona segura, sociable y extrovertida 

Venimos a evolucionar y a crear una historia diferente

¿Y cómo lograrlo? es solo a través de una transformación personal, de sanación en donde aceptamos activamente la vida como es y le decimos “sí a la historia como fue y como es”, a los padres que tuve, sin juzgarlos hasta poder agradecerles lo más grande que me dieron, la vida. Lograr esto me abre el camino para poder plasmar mi propia historia una diferente acompañado de la fuerza de vida de mis padres y de mis ancestros, de esta manera evoluciono y podré acompañar y guiar a otros seres tal vez a mis propios hijos si decido tenerlos y volverme parte de la consciencia que ayuda a construir una mundo mejor.


Dinámica 4. Pedir permiso de hacerlo diferente.

Tomar la fuerza de todos los tuyos te abre el camino hacia el éxito !
Trae los recuerdos que tengas de tus abuelos tanto maternos como paternos y escribe en el formato su nombre ocupación y lo que sabes de ellos:
Si te das cuenta de que desconoces acerca del origen de tus abuelos paternos, este es el momento para que los incorpores, utilizando un símbolo que puede ser un color, una imagen poderosa, y los puedes incluir, los visualizas justos como fuerza de vida.

Meditación para honrar a todos lo ancestros

Dinámica . Pirámide genealógica

Ahora que tienes consciencia del poder de tu genealogía es el momento de conectarte con ella de manera poderosa a través de la siguiente dinámica:

Todo el grupo forma una pirámide representando a padres abuelos, bisabuelos Paternos y maternos

cada participante le tocará estar frente a la pirámide y hacer el siguiente ritual:

Párate frente a la pirámide y di en voz alta:

Los miro por primera vez a todos, reconozco mi origen y mi fuerza, les honro y los incluyo a todos tal y como son. 


Gira hacia la vida y repite:

Siento la fuerza que me viene de ustedes y que me impulsa hacia la vida, pido su permiso para hacerlo diferente, no mejor que ustedes, solo diferente.


Los que representan a los padres le dan un empujón desde los hombros.

Se van rotando uno a uno para que todos hagan la dinámica.




Dinámica . Círculo del poder del padre para bendecir y empoderar a los hijos.

Con esta integración estás listo para ser la fuerza que guíe a tus hijos y les abra el camino para que tengan una vida plena y escriban su propia historia, libre de cualquier programa limitante.


Todo el grupo forma un círculo quedan juntos padres y abuelos.
Se integran los hij@s en un circulo interno y se colocan frente a los padres y abuelos.

Mantra para tomar la fuerza de los varones.

Cada niñ@ se coloca primero de frente a su Padre y/o abuelo y le dice:

Querido Abuelo, Querido Papá,  gracias por la vida, yo la tomo y tomo su fuerza para hacer algo bello con ella. 


Los niños abrazan a Papá y a sus abuelos.

Luego se colocan de espaldas de ellos y el Padre y abuelos colocan su mano derecha sobre el hombro derecho los pequeñ@s:

Los abuelos le dicen las siguientes palabras:

Amado Nieto(a) te regalo mi sabiduría y talentos para que con ellos construyas una vida exitosa y plena.


Los padres le dicen las siguientes palabras:

Amado(a) Hijo(a) te recuerdo que te he dado el regalo más grande que se puede recibir "la vida" y veo que la sostienes, tienes mi permiso para seguir adelante y crear una vida exitosa y brillante. Te amo y estoy aquí para ti.

Dinámica de cierre ¿Cómo te vas? ¿Qué te llevas?

Documentar y compartir tu experiencia